La diversidad de platos de cuchara abre un abanico de posibilidades de maridaje con vino que varía en función de los ingredientes del plato, el nivel graso del mismo, su contundencia, las especias… ¿Cómo elegir vino para platos de cuchara?

Maridaje de vinos cuando el plato de cuchara es suave

Para platos de cuchara suaves como sopas de pescado o cremas de verduras, los vinos blancos ligeros y frescos maridan acompañando al plato sin entrar en competencia con el mismo. A su vez, un vino rosado moderno con cierta intensidad en boca también resulta una opción interesante con platos de cuchara que incluyan pasta o verduras. Sin embargo, en general, sería recomendable que el vino no se sirva frío.

Si hablamos de platos suaves y sabrosos como cremas de champiñones, de pollo, o cremas espesas, así como arroces caldosos con pescado y/o marisco, lo ideal es elegir vinos blancos con algo más de cuerpo, que hayan pasado por barrica.

Maridaje de vinos cuando el plato de cuchara es contundente

Para arroces caldosos con carnes, además de blancos fermentados en barrica y rosados modernos, también podemos elegir vinos tintos jóvenes, aromáticos y no muy corpulentos.

Pero si el plato de cuchara lleva carnes rojas y embutidos, con la potencia de sabor que implican, lo ideal es optar por tintos de crianza, pues su estructura mantendrá equilibrio entre fruta y madera para combinar con la comida. Tintos reserva y gran reserva tienen tal complejidad e intensidad de aromas y sabores que pueden resultar difíciles de combinar con estos platos de cuchara, también complejos y llenos de matices.

Sin embargo, si el plato de cuchara es muy especiado, incluso picante, al contrario de lo que pueda parecer, lo ideal es un vino blanco joven y ligero, a base de chardonnay o sauvignon blanc, por ejemplo, que no competirá con el guiso, sino que ofrecerá un paréntesis al paladar haciendo que cada cucharada sea una nueva experiencia.

Mención aparte merecen los consomés. Estos son de textura ligera, sin embargo intensos en sabor por la concentración del caldo. Por ello, vale la pena probar la experiencia de maridarlos con vinos licorosos.

El vino comodín para platos de cuchara

La intensidad y la complejidad de los vinos blancos que han pasado por barrica resulta muy interesante como comodín para los platos de cuchara, ya que o complementa o aligera el paladar. Además, es un tipo de vino que se puede servir a temperaturas no tan altas como los blancos jóvenes, ajustándose mejor al plato.

Y para maridar tus vinos, enlaza con nuestras recetas



Escrito por:uranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s