La clave para maridar vino y ensaladas radica, no sólo en los ingredientes de la misma, sino también en su aliño, puesto que el vinagre no permite saborear el vino. Aun así, se pueden combinar ensaladas y vinos para disfrutar de ambos. ¿Cómo?

El maridaje clásico de vinos y las ensaladas

En general, las ensaladas pueden maridar bien con vinos secos, ya sean vinos rosados o vinos blancos a base de chardonnay, sauvignon blanc o verdejos. A su vez, las ensaladas también pueden combinar perfectamente con finos y manzanillas. Sin embargo, hay que tener en cuenta tanto aliños como ingredientes de la ensalada, que pueden pasar de aliados a enemigos.

El aderezo de las ensaladas y el maridaje

Los aliños de acidez alta como el vinagre de vino o el limón amargan el vino e incluso generan matices metálicos. Una manera de combatir este efecto es medir la cantidad de vinagre e incluso emplear vinagres balsámicos para con ello reducir la acidez.

Aun así, ensaladas aliñadas con vinagretas de intenso sabor se pueden combinar con vinos blancos consistentes, con cuerpo, fermentados en barrica.

A su vez, se pueden optar por otro tipo de aliños, desde un buen aceite de oliva u otras salsas sin vinagre, como el pesto (en ensaladas de pasta, pero también verdes) que funciona bien con vinos blancos, frescos y afrutados.

Los ingredientes de la ensalada y el maridaje

Los ingredientes de las ensaladas también pueden deformar la degustación del vino. Por ejemplo, espárragos, alcachofas o berros producen efectos similares a los del vinagre. Por el contrario, la lechuga es un ingrediente que contribuye a limpiar el paladar.

A partir de ahí, hoy día, las ensaladas resultan muy variadas y ricas, y si se incorporan, por ejemplo, frutas dulces como melón, pera o manzana, que contribuyen a contrarrestar los efectos de la acidez que pueda producir el aliño y ayudan a degustar el vino. Cuando existen toques dulces, las ensaladas pueden combinar bien incluso con riesling secos y gewürztramminer, pero también con pinot noir o cabernet sauvignon.

Cuando las ensaladas incluyen frutos secos, se pueden combinar con vinos a base de garnacha y la francesa gamay .

Pero además, hoy día, las ensaladas no tiene por qué ser verdes: pueden ser de pasta o arroz, en cuyo caso pueden funcionar los vinos rosados (ver aquí maridajes de pasta y vino), o legumbres, que suelen tener una tendencia de sabor dulzón, y que pueden combinar con vinos frescos, con poco cuerpo, blancos, rosados o tintos según los ingredientes que las acompañen y el aderezo.

Y para maridar tus vinos, descubre nuestras recetas



Escrito por:uranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s