Aunque es más conocido por la cachaza, Brasil está dentro de los quince países de mayor producción vitivinícola del mundo, y el cuarto del continente americano. Con viñas desde el siglo XVI, el verdadero salto lo da a partir del siglo XIX y hoy día, Brasil destaca por sus vinos espumosos, aunque no son los únicos que produce.

Brasil como país de vinos

Traída desde Madeira, la vid llega a Brasil con los colonizadores a partir del siglo XVI a lo que hoy día es Sao Paulo, hacia el sur del país, ya que es la zona climática más apropiada para su adaptación: no en vano, de las cerca de 70.000 hectáreas de viñedo, el 85% se ubica en Rio Grande do Sul, más al sur de Sao Paulo, limitando con Uruguay y Argentina.

Y es que después de que se prohibiera el cultivo de la vid en Brasil en 1789, los inmigrantes italianos llegados a partir de 1875 a la antes mencionada región establecieron el impulso real a la vitivicultura brasileña. A principios del siglo XX se fundaron las primeras grandes bodegas, y la llegada de firmas de larga tradición productora como como Moet et Chandon, que instaló su filial Chandon Brasil en 1973, consolidaron la vtivicultura brasileña.

Hoy día Brasil cuenta con tres regiones vitivinícolas: Vale de Sao Francisco, Palanalto Catariense; Río Grande do Sul. Y esta última, a su vez, se divide en cuatro regiones: Campos a Cima da Serra, Campanha, Serra do Sudeste y Serra Gaúcha. En esta última se ubican la mayor parte de las bodegas y es donde se hallan las indicaciones geográficas de vinos, así como la denominación de origen Vale dos Vinhedos, reconocida como tal desde 2011.

Características de los vinos brasileños

Vinos de Brasil: características y uvas

El vino más elaborado en Brasil es vino espumoso a partir del método tradicional (ver aquí), y la variedad de uva más cultivada es chardonnay (ver aquí), que sirve como base de espumosos junto a pinot noir (ver aquí) para la elaboración de blanc de noirs o por sí sola para rosados. La variedad riesling (ver aquí) viene a completar la elaboración de vinos espumosos, aunque también se emplea para la elaboración de vinos blancos, al igual que chardonnay y otras variedades como moscatel (ver aquí), la más plantada en Vale de Sao Francisco, sauvignon blanc (ver aquí), semillon o gewurztraminer (ver aquí).

De hecho, riesling y gewurztraminer son dos de las clásicas para la elaboración de vino de hielo (ver aquí), que en Brasil se produce en regiones como Planalto Catariense.

Y desde los años 1990, también se producen vinos brasileños tintos reconocidos internacionalmente. La variedad de uva más extendida es cabernet sauvignon (ver aquí), seguida de merlot (ver aquí). De hecho, la denominación de origen Vale dos Vinhedos elabora tintos a base de esta última, además de blancos a partir de charonnay y vinos espumosos. Pero dentro de las variedades tintas de los vinos brasileños también encontramos cabernet franc (ver aquí), gamay, syrah (ver aquí) o tannat (ver aquí).

Escrito por:uranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s