Con corazón vitícola y una gran representación de la gastronomía tradicional manchega, la denominación de origen de la Ribera del Júcar está formada por siete pequeños municipios. De entre estos, sólo dos sobrepasan los mil habitantes (Sisante y Casas de Ferenando Alonso), y el menos poblado, Casas de Guijarro, cuanta con algo más de un centenear de habitante). Esto da un encanto espacial a un territorio de gran belleza por la propia ribera del río Júcar, sus pedanías y espacios naturales como por ejemplo los de la vega, que se pueden ver en la aldea de La Losa, ubicada en Casas de Benitez.

El entorno rural también permite disfrutar de los cubos o chozos, antiguos refugios de pastores y campesinos, de planta circular y construidos en piedra seca, a menudo con falsa bóveda. En Casas de Fernando Alonso hay una ruta de entre 10 y 15km que gira en torno a los chozos, pero también se pueden visitar en otros municipios, como en la zona sur de Casas de Haro.

A todo ello cabe añadir un patrimonio fruto del desarrollo de la zona entre los siglos XVII y XVIII, que incluye casas señoriales, iglesias, restos de monasterios como el de Nuestra Señora del Socorro (en Casas Benítez, que fue visitado por Santa Teresa de Jesús) y ermitas como la de Nuestra Señora de la Cabeza (en Pozoamargo), donde la bóveda de cañón del camerín está recubierta con pinturas de El Greco.

Y para conocer los vinos de la Ruta del Vino de la DO Ribera del Júicar enlaza:


Degusta la gastronomía manchega en


Escrito por:uranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s