Las copas de vino están diseñadas para permitir que el caldo exprese sus cualidades, equilibrando aromas y sabores, por ello es indispensable elegir la copa adecuada para cada tipo de vino con el fin de poder degustarlo en todo su esplendor.

Características generales de las copas para vino

Es ideal que las copas sean de cristal, ya que al ser más transparente que el vidrio y sin burbujas, permite observar mejor la limpidez de cada caldo. Por esta misma razón, las copas, sean de cristal o vidrio, han de ser lisas, sin grabados, labrados ni opacidades.

A su vez, han de tener el pie largo para poder sostener la copa sin calentar el vino (a diferencia de las copas para brandy, que justamente presentan un pie corto buscando que se caliente el líquido con la mano). En la degustación es esencial mantener la temperatura de servicio que requiere cada vino (vr aquí detalles).

En cuanto a la forma, en líneas generales se puede decir que el fondo de la copa debe ser redondeado para permitir que se airee el vino, y la parte superior o borde ha de ser cónico para evitar que escapen los aromas.

En general, cabe tener en cuenta que una copa de vino jamás debe llenarse, ya que el vino necesita espacio para respirar y liberar aromas, con lo que jamás debe superarse los 3/4. Para una cata, es ideal dejarla a 1/3, ya que permite agitar el vino sin que se derrame, tumbar la copa, etc.

Tipos de copas para cada vino

Existen muchos diseños de copa para cada vino, de modo que, por ejemplo, las copas con forma de trompeta están pensadas para dirigir el líquido a la punta de la lengua y realzar así sabores dulces, mientras que copas redondas con borde cerrado dirigen el caldo al centro de la boca buscando el balance de sabores frutales y ácidos. Sin embargo, se pueden establecer las siguientes líneas generales para elegir las copas en función el vino:

  • Para vinos tintos, copas grandes, pues necesitan oxigenación. Así, con vinos más concentrados, mayor ha de ser la copa, mientras que vinos jóvenes se pueden servir en copas donde también podríamos servir blancos.
  • Para vinos blancos, copas más pequeñas, ya que se busca recoger los aromas. Sobre todo si son delicados, afrutados y florales.
Escrito por:uranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s