Son muchas las variedades existentes de quesos, así como muchas las de vinos, y para combinar unos con otros la clave reside tanto en que no prevalezca ninguno de los dos a nivel gustativo como que no se parezcan entre sí para que no se saturen las papilas. Lo importante es, pues, que generen sensaciones comparables y complementarias. A partir de ahí, ¿qué vinos y quesos son combinables en un buen maridaje?

Quesos tiernos, de pasta blanda y semiblandos

Los quesos tiernos, de textura blanda o semiblanda, ya sean elaborados con leche pasteurizada de cabra o vaca, o una mezcla de ambas, combinan bien con vinos rosados, vinos blancos secos, en el caso de los quesos de cabra, cavas. En cambio, los quesos de cabra de textura semiblanda, elaborados con leche cruda, maridan bien con vinos blancos jóvenes, de notas afrutadas, así como con cavas.

Del mismo modo, con blancos jóvenes afrutados también se pueden comer quesos de pasta blanda o mantecosa, ya sea con la corteza del queso enmohecida (como el camembert, por ejemplo) o con la corteza lavada (como las torta de cabra de Montes de Toledo, por ejemplo). Y a su vez, la pasta blanda y corteza enmohecida de los rulos de cabra o las tortas de oveja jóvenes como la del Casar, también maridan bien con cavas.

Quesos semicurados y curados

Quesos elaborados a partir de leche cruda, ya sean semicurados de oveja como curados de vaca, combinan bien con vinos blancos secos que hayan pasado por una crianza en madera, así como los quesos curados de cabra que, a su vez, combinan también con vinos tintos de crianza así como con blancos fermentados en barrica. Estos dos últimos tipos de vinos también serían adecuados para tortas ya algo maduras.

Quesos muy curados

Quesos muy curados de vaca o maridan perfectamente con vinos tintos de crianza a la vez que se pueden combinar con vinos blancos fermentados en barrica, como sucede con los quesos muy curados de oveja (como el queso manchego). Estos últimos, junto a los quesos muy curados de cabra y a los fermentados, también pueden maridar con vinos tintos de reservavinos amontillados y olorosos, así como los quesos ahumados (como Idiazábal curados) y los quesos azules. En este último caso, cuando el queso azul es más maduros y de intensa fermentación, como el cabrales, combinan también con finosmanzanillas y vinos dulces.

Escrito por:uranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s