Ni una añada excelente es sinónimo de un buen vino, ni los vinos más caros son los mejores, ni tampoco los más viejos (que no añejos). Así pues, ¿qué elementos prácticos debemos tener en cuenta a la hora de comprar un vino?

Observa el estado de la botella

No comprar botellas con el líquido por debajo del cuello, ni en las que el corcho sobresalga o presente escurrimiento.

Mejor con etiqueta y contraetiqueta

Evitar los vinos sin etiquetas, pues son una total incógnita. Al contrario, es mejor decantarse por vinos en los que la información de etiqueta y contraetiqueta (ver aquí qué información deben contener) sea lo más completa posible (elaboración, características, variedades de uva, notas de cata, maridaje, etc.).

Mira la añada para determinar la vida útil del vino

Los vinos jóvenes (o cosecheros) están pensados para beberse entre un año y medio o dos años desde su elaboración. Por ello, evitar comprarlos si llevan guardados más de ese tiempo ver aquí cuánto tiempo guardar un vino. Reservas y Gran Reserva son los que pueden haber estado más tiempos guardados, pero en general, es preferible evitar comprar botellas de muchos años atrás (aunque sean de añadas calificadas como excelentes), excepto en vinacotecas con asesoramiento de una persona experta. Hay que pensar que las añadas excelentes no son garantía de buenos vinos.

Cómo han sido almacenadas en tienda

Evitar comprar botellas de vino que se sospeche que llevan tiempo almacenadas sin estar tumbadas, en un lugar fresco y con luz indirecta, ya que el tapón puede secarse y estropear el vino ver aquí cuatro razones por las que un vino se pone malo.

Cuánto vino vende la tienda

Sitios donde se vende mucho vino hacen que el vino almacenado y el expuesto a la venta vaya rotando. Con ello, se evitan problemas como el descrito en el punto anterior, a la vez que se evita que el vino haya estado mucho tiempo en tienda, bajo luz directa que, al aumentar la temperatura de la botella, altera las propiedades del vino.

Prudencia con las cantidades de compra

Probar las ofertas y, por mucho que la añada sea excelente, que la etiqueta dé buena información, que tengamos garantías de almacenamiento correcto y buena rotación…, es mejor comprar una o dos botellas del vino para probarlo antes de adquirir cantidades mayores. Al final, lo importante es que el vino nos guste, y al ir probando, también se amplía nuestra experiencia gustativa.

Escrito por:uranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s