La denominación de origen de vinos más antigua del mundo es Oporto, mientras que la denominación de origen de vinos españoles más antigua es la D.O. Jerez. Ambas, caracterizadas por vinos generosos, que en España encuentran amplia representación con finos, manzanillas, moscateles, vinos dulces, vinos rancios… Pero, ¿qué son los vinos generosos?

Elaboración de vinos generosos

Los vinos generosos son vinos con una gradación alcohólica que oscila entre los 15 y los 25ºC, con sistemas de crianza particular. Parten de vinos pálidos, limpios y ligeros con una gradación alcohólica entre 11 y 15º, para luego pasar por un proceso de crianza particular. Existen secos, dulces (ver aquí clasificaión de vinos según su azúcar resiudual) y rancios (ver aquí). En general, estos últimos se elaboran a partir de una vendimia tardía, que recoge las uvas sobremaduradas, lo que provoca mayor concentración de azúcares.

Oportos, vinos de Jerez o moscateles se caracterizan por el proceso conocido como fortificación o encabezado, que implica agregar alcohol vínico, tras lo cual pasan al proceso de crianza específico. Así, por ejemplo, los vinos de Jerez, así como otros vinos generosos, se crían en barricas que se apilan en diversos niveles. Las inferiores son las barricas de solera, y sólo de ellas se saca el vino que se ha de embotellar. Luego se rellena la barrica de solera con el vino de las barricas del nivel superior (criaderas). La temperatura a la que se encabezan, entre otros aspectos, es lo que determina que sean finos, amontillados, olorosos o palo cortado.

Entre los oportos, en función de su crianza, tendríamos Ruby (jóvenes y anaranjados), Tawny (de 3 a 5 años en barrica) o los vinos con evolución en botella.

Variedades de uva y vinos generosos españoles

La denominación de origen de Jerez, así como la de Montilla-Moriles, elaboran finos de tonos dorados, amontillados ambarinos y vinos olorosos que, a más dulzor, tienen más tonos caoba, a la par que la estructura de sus aromas se va haciendo más compleja junto al color. Pero en la D.O. Jerez, la uva más importante es el palomino, al igual que pasa con la manzanilla de San Lúcar de Barrameda (con características entre el fino y el amontillado), mientras que en el caso de Montilla-Moriles, la variedad de uva predominante de la D.O. es Pedro Ximénez.

Esta variedad, precisamente, genera uno de los mejores vinos dulces (el Pedro Ximénez), untuoso y muy apetitoso, siendo suave y corpulento a la vez.

Las variedades de uva Pedro Ximénez y moscatel también caracterizan el vino generoso de la D.O. Málaga (el Pajarete), mientras que ya fuera de Andalucía, cabe destacar el Fondillón en la D.O. Alicante (vino dulce elaborado con monastrell), los vinos rancios de Tarragona, Priorat, etc. (que, encabezados, se dejan en garrafas a la intemperie), el vino dulce clásico de la D.O. Valle de Güímar (a base de malvasía o moscatel)…, entre los muchos vinos generosos de las denominaciones de origen españolas.

Escrito por:uranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s